Los riesgos de no moverte

Hipócrates decía: “lo que se utiliza se desarrolla, lo que no se utiliza se atrofia”.


Se entiende como sedentarismo un estilo de vida carente de movimiento o de actividad física. Más concretamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como inactiva a aquella persona que realiza menos de 90 minutos de actividad física semanal.


Sin embargo, la inactividad física no es siempre el resultado del modo de vida elegido por una persona. La falta de acceso a espacios abiertos seguros, a instalaciones deportivas, así como los escasos conocimientos sobre los beneficios de la actividad física y la insuficiencia de presupuestos para promover la actividad física y educar a la persona puede hacer difícil, si no imposible, empezar a moverse.



Problemas y riesgos del sedentarismo

Según señala la OMS, al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Desafortunadamente, España es uno de los cuatro países más sedentarios de Europa.


El hecho de no proporcionar al cuerpo la actividad física necesaria puede acarrear importantes riesgos para la salud y estos son algunos de los peligros destacados por la OMS:

  • La falta de actividad física fomenta un incremento del riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Este estado físico conlleva, a su vez, numerosos peligros para el organismo y problemas de salud.

  • Propensión a enfermedades cardiovasculares. El sedentarismo duplica el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II. También de padecer hipertensión arterial.

  • Las personas sedentarias tienen entre un 20-30% más de posibilidades de morir de forma prematura.

  • Las mujeres sedentarias se ven más afectadas por los efectos de la menopausia.

  • La vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

  • La actividad física ayuda también psicológicamente. Tanto es así, que las personas que practican ejercicio físico de manera regular tienen menos posibilidades de padecer depresión.

La lista es mucho más larga, y no paran de añadirse riesgos según aumentan los estudios relacionados con la influencia del sedentarismo en la salud.


Nos ha tocado vivir un momento crítico, donde todos hemos sufrido y sufrimos confinamientos, algo que ha sacado a la luz la importancia de la actividad física en nuestro día a día. Es vital realizar actividad física, pero también destacar la importancia de adecuarla a nuestro nivel, limitaciones y objetivos, de no hacerlo, existen otros riesgos, las lesiones.


¡Hay que moverse, pero no todo vale!


Entradas Recientes

Ver todo